Catalogados los puertos españoles desde el inicio como actividades esenciales y a su vez clasificados tráficos como el agroalimentario como esenciales para la mantener la cadena alimentaria, las empresas miembro de Unistock de España han dedicado todos sus esfuerzos para garantizar la salud de las personas, desarrollar con normalidad las operativas portuarias y cumplir con los flujos de trabajo necesarios para garantizar la seguridad en abastecimiento de fábricas de piensos y granjas.
Nuestro sector implica numerosos puestos de trabajo operativos: coordinación y supervisión del personal, labores propias de las descargas/cargas de buques, transporte, recepciones y entregas de material desde los almacenes/silos, pesaje de todos los camiones… Evidentemente este personal no ha podido ejercer la opción del teletrabajo y ha debido estar protegido con los medios necesarios para asegurar su salud y la de los compañeros. Por otro lado, la parte administrativa de las empresas, sí que ha podido, en su medida, acogerse a teletrabajo, pudiendo desempeñar sus funciones habituales desde casa, poniéndoles a su disposición los medios adecuados para ello.
Las medidas de protección adoptadas han sido las indicadas por Puertos del Estado en cuanto a EPIS, uso de mascarillas y geles, observación de la distancia de seguridad y refuerzo de la higiene y limpieza de toda la maquinaria puesta a disposición de los trabajadores portuarios. En cuanto a la limpieza e higiene de los equipos, también se están desinfectado con vaporización de ozono o desinfectantes. También ha sido necesario organizar la entrada y salida escalonada del personal operativo para cumplir con las distancias de seguridad en vestuarios. Todo ello se ha conseguido llevar a cabo sin que las operativas se hayan visto afectadas respecto a mayor coste o menor calidad.
En cuanto a la previsión de carga de trabajo, auguramos un año complicado para todos, pero confiamos que vaya mejorando poco a poco. Respecto a las previsiones de importación de materias primas, como bien sabemos, España consume más cereales y harinas que la capacidad que tiene de producirlos por lo que es un país netamente importador, que, a pesar de los condicionantes, cuenta con una de las cabañas ganaderas más grandes de Europa. El volumen de las importaciones dependerá la próxima campaña, entre otros muchos factores, de la producción nacional, que se prevé muy por encima de la media. A esta coyuntura actual añadimos también la estimación de bajada de consumo debido al descenso drástico del turismo y al cierre temporal del canal HORECA.
En cualquier caso, nuestras empresas están preparadas para hacer frente a cualquier reto que impongan los mercados, asegurando al mismo tiempo el cumplimiento de la normativas comunitarias y nacionales para consumo humano y animal y manteniendo los estándares más elevados en el ejercicio de nuestra función.